En 1963 en Tenerife muere el compositor y pianista cubano Ernesto Lecuona, destacado autor de más de 200 piezas musicales que hoy forman parte de la histórica de la música cubana, entre las más conocidas se encuentran: Siboney, María La O, La comparsa.

En el año 1932, el relevante musicólogo español Adolfo Salazar, escribió sobre Lecuona.

ernesto_lecuona

 «En Ernesto Lecuona, en efecto, se une un intenso amor a la canción criolla, a la música de rico pasado nacional, con un palpitante interés por los ritmos netamente cubanos, o mejor dicho, afrocubanos, según gustan denominarlos los intelectuales del país.

 Su técnica, enseguida, es una oportuna combinación de lo tradicional (pues no podría tratarse de otro modo lo criollo) con lo más netamente moderno (y no podría tratarse lo afrocubano sin este concepto avanzado), mientras que el resultado final de su arte, lo que Lecuona consigue, es un tipo de obra que participa de lo popular y del arte de concierto en hábil proporción.

 Una música que no es estrictamente folklorista, pero que se basa en lo popular para confeccionarla en una forma de general alcance, no limitada al estrecho círculo de las modernidades a todo trance, sino que busca un ancho círculo de auditores, es decir, una música que parte de lo popular, busca lo popular y sabe guardarse de caer en lo populachero. No difícil; sin embargo, distinguida. No popularista; sin embargo, fácilmente accesible.»

Más información sobre Lecuona en:
https://www.ecured.cu/Ernesto_Lecuona


Papiro Publicitaria.. Una imagen vale mas…….

Anuncios