El día 1 de diciembre desapareció físicamente Cecilia Sodis Carrillo, quién durante varios años se mantuvo al frente de la dirección del emblemático Teatro Sauto, Patrimonio Nacional y uno de los escenarios teatrales más celebres de la isla durante el siglo XIX.

Su desaparición física, muy sentida entre los longevos trabajadores del teatro y en los medios culturales del territorio, fue reflejada – con la reverencia de quienes respetan el buen trabajo ajeno- en sendos artículos publicados en el Portal Atenas sitio de la cultural en Matanzas. Uno de esos trabajos lleva la firma del prestigioso intelectual yumurino Rubén Diario Salazar, por su importancia y su escritura sincera. La página de actualidades de Papiro Publicitaria lo reproduce para sus lectores.

Teatro Sauto.Cecilia Sodis Carrillo

INCLUIMOS EN LA SECCIÓN DE GALERÍAS, UNA GALERÍA DEL TEATRO SAUTO

Papiro Publicitaria


Una ovación final para Cecilia

El mes de diciembre de 2016, intenta acumular toda la tristeza posible, y casi que lo logra. Desde hoy, día primero del último mes del año, el Teatro Sauto de Matanzas  ha perdido a Cecilia Sodis Carrillo, su directora desde hace más de dos décadas. Cecilia, mujer con nombre de canción y de zarzuela, entregada en cuerpo y alma a la actividad sociocultural de un coliseo que ya reconoce en su historia, los  pasos y el pensamiento de esta guerrera nata, que soñaba mediante acciones la  recuperación constructiva del centenario teatro de la Plaza de la Vigía.

teatro_sauto_21

Cuantas anécdotas, recuerdos, testimonios y energía se van con Cecilia. Todo el que la conoció de cerca y hasta de lejos, sabía de su entereza como persona, como trabajadora, como cubana, pero sobre todo conocía de su inmensa pasión por el Teatro Sauto. No va a ser fácil  ocupar ese espacio. Todo su espíritu ha de andar por los pasillos que otrora recorrieran Anna Pavlova, Sarah Bernhardt, Enrico Caruso, Rita Montaner o Bola de Nieve. En su escenario, desde donde se dirigió alguna vez al público con discreta comunicación, también se le podrá recordar, aunque lo de Cecilia era ver a Sauto funcionar, que estuviera activo, lleno de gente y de buen arte, que estuviera bonito, limpio y sobre todo se mantuviera fiel su arquitectura original. Lo que más duele de su pronta e inesperada partida es que no va a ver terminada su principal inspiración, el principal motivo que, además de su familia, la hacía vivir.

La visité recién en su oficina llena de materiales, papeles, órdenes y objetos de arte; fui a hablarle sobre mi idea para el espectáculo de inauguración, aún sin fecha posible. Ya estaba enferma, pero su sonrisa, entre apagada y optimista se me clavó en el corazón. Dicen que Cecilia quiere decir pequeña ciega, patrona de la música, fuerza, voluntad, valor, alguien comunicativo, sociable, dinámico, intuitiva y responsable. Parece que es verdad, porque esas cualidades y otras tantas adornaban a una mujer grande físicamente e inmensa como luchadora por la cultura cubana.

La vamos a extrañar por mucho tiempo. Cuando el Sauto abra nuevamente sus puertas, una brisa de Cecilia bañará nuestros rostros, las luces se encenderán y los ojos de Cecilia nos estarán mirando complacidos, aplaudiremos felices, y en el sonido de aceptación aprehendido por los humanos durante siglos, habrá un sonido especial para Cecilia, un aplauso de evocación y de vida, una ovación cerrada de respeto, admiración y amor.


Por: Rubén Darío Salazar


Anuncios