Los duelos entre Matanzas y Granma, y Ciego de Ávila, campeón defensor, y Villa Clara, iniciarán hoy los playoffs semifinales del LVI campeonato cubano de béisbol, pactados al mejor de siete.

MATANZAS CAMPEÓN- PAPIRO PUBLICITARIA

Sin duda, Matanzas es el equipo a derrotar en la presente temporada. Los cocodrilos presumen de haber implantado récord de victorias para Series Nacionales de 90 juegos, con 70, y de haber dominado a todos su rivales.

Dirigidos por Víctor Mesa, los matanceros saldrán este miércoles con el cuchillo entre los dientes a la grama de su cuartel general, el estadio Victoria de Girón, donde ganaron 40 juegos y apenas perdieron ocho en la campaña regular, por mucho el anfitrión más temible del torneo.

Sin embargo, ante sí tendrán dos obstáculos de gran peso: su rival Granma y el fantasma de las derrotas en todas las postemporadas del último lustro. En realidad Matanzas no conquista un título nacional desde 1991 (en aquella ocasión con el nombre de Henequeneros).

El asalto al trono comienza hoy para los matanceros. Mesa enviará al montículo al derecho Jonder Martínez o al zurdo Yoanni Yera, quienes sumaron 12 y 13 victorias per cápita, con efectividades excelentes de 2,77 y 2,41, respectivamente.

Favoritos de la Pelota Cubana. Papiro Publicitaria

Granma, por su parte, dependerá de los servicios de su principal estrella, el diestro Lázaro Blanco, un hombre capaz de liderar el staff con 14 victorias y apenas tres derrotas en 21 aperturas, con sublime promedio de carreras limpias 1,63 y WHIP 1,18. Otra buena nueva para el manager de los granmenses, Carlos Martí, es la incorporación del slugger Alfredo Despaigne, conocido como el caballo de los caballos por su imperial rendimiento ofensivo tanto en Cuba como en la poderosa Liga Profesional de Japón.

Durante la temporada, Matanzas derrotó ocho veces en 12 partidos a Granma, un indicador a tener muy en cuenta, sobre todo si recordamos que hace apenas unos días, en calidad de visitante, logró una barrida estrepitosa en los últimos tres juegos disputados, en los cuales marcó 33 carreras y apenas admitió dos.

Los matanceros portarán el pesado estandarte de favoritos en el enfrentamiento contra los granmeses, una situación similar a la que vivirá Ciego de Ávila, campeón defensor, ante Villa Clara.

Para nadie es un secreto que los avileños son el equipo más estable de los últimos años, al punto de ostentar tres títulos (2012, 2015, 2016), sin embargo, en la trinchera opuesta tendrán a Villa Clara, un enemigo de armas tomar, marcado por una rica historia en los clásicos domésticos, considerado uno de los cuatro grandes del béisbol cubano junto a Industriales, Santiago de Cuba y Pinar del Río.

Bajo la égida de Roger Machado, los tigres avileños alcanzaron la estabilidad definitiva. Desde hace varias temporadas conquistaron la madurez para discutir títulos sin amilanarse, siempre con una premisa: ganar hoy sin pensar en mañana.

Esta temporada, los tigres ganaron siete y perdieron cinco veces contra los azucareros villaclareños, muestra fiel de la paridad entre ambos equipos y sutil presagio del inminente playoff.

El duelo de abridores entre los derechos Vladimir García, por los monarcas, y Freddy Asiel Álvarez, por los retadores, aderezará el primer partido de la serie, previsto para hoy desde las 19:15 (hora local), en el estadio José Ramón Cepero avileño.

García (12-6, 2,78) y Álvarez (10-1, 2,48) son dos de los cinco mejores lanzadores que se desempeñan en la Serie Nacional. Sin duda, ambos serán pilares para Cuba en el venidero IV Clásico Mundial, en marzo próximo.

A partir de hoy, apriétense los cinturones porque comienza la eléctrica fiesta de los playoffs del béisbol cubano.

El campeón, nadie lo olvide, representará a la mayor isla de las Antillas en la venidera Serie del Caribe, de 1 al 7 de febrero en tierras mexicanas. (pl)


PAPIRO PUBLICITARIA

Siga los eventos relacionados con la pelota cubana desde aquí:
Anuncios